poemas de amor } -->

Tránsito de Nuestro Seráfico Padre

Tránsito de Nuestro Seráfico Padre
San Francisco de Asís

domingo, 1 de mayo de 2011

La verdadera y perfecta alegría



Se ha popularizado la Florecilla de la Perfecta Alegría. Pero quizá sea bueno compararla con la exposición que el mismo Santo hace en los Avisos espirituales. Puede que nos parezca un poco más dura, menos poética. Dice que los hermanos tardan un rato en abrir: quiere decir que los conventos ya son muy grandes. Y se han dedicado al estudio, en contra de lo que aconseja la Regla. "Nosotros somos tantos y tales": El número y los estudios les hace pensar que ya son alguien y no esos mendigos insignificantes que se agrupaban entorno a Francisco.



Cierto día el bienaventurado Francisco, estando en Santa María, llamó al hermano León y le dijo:
- Hermano León, escribe:
Este le respondió:
- Ya estoy listo.
- Escribe -le dijo- cuál es la verdadera alegría:
Llega un mensajero y dice que todos los maestros de París han venido a la Orden. Escribe: "No es verdadera alegría".
Y también que han venido a la Orden todos los prelados ultramontanos, arzobispos y obispos; que también el rey de Francia y el rey de Inglaterra. Escribe: "No es verdadera alegría".
Igualmente, que mis hermanos han ido a los infieles y han convertido a todos ellos a la fe. Además, que he recibido yo de Dios una gracia tan grande, que curo enfermos y hago muchos milagros. Te digo que en todas estas cosas no está la verdadera alegría.
- Pero ¿cuál es la verdadera alegría?
- Vuelvo de Perusa y, ya de noche avanzada, llego aquí; es tiempo de invierno, todo está embarrado y el frío es tan grande, que en los bordes de la túnica se forman carámbanos de agua fría congelada que hacen heridas en las piernas hasta brotar sangre de las mismas.
Y todo embarrado, helado y aterido, me llego a la puerta; y, después de estar un buen rato tocando y llamando, acude el hermano y pregunta:
- ¿Quién es?
Yo respondo:
- El hermano Francisco.
Y el dice:
- Largo de aquí. No es hora decente para andar de camino. Aquí no entras.
Y, al insistir yo de nuevo, contesta:
- Largo de aquí. Tú eres un simple y un paleto. Ya no vas a venir con nosotros. Nosotros somos tantos y tales, que no te necesitamos.
- Y yo vuelvo a la puerta y digo:
- Por amor de Dios, acogedme por esta noche.
Y él responde:
- No me da la gana. Vete donde están los mendigos y pide allí.
Te digo: si he tenido paciencia y no he perdido la calma, en esto está la verdadera alegría, y también la verdadera virtud y el bien del alma.
(De los Avisos espirituales de San Francisco de Asís)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mis Videos

*********** ***** ***** ***** ***** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***
Create your own at BlingyBlob.com

I made this widget at MyFlashFetish.com.

Entradas populares